(56 2) 2 2959 9200

NOTICIAS

Tags:Industria
Públicado:23-05-2017

"NECESITAMOS CONSOLIDAR UNA INSTITUCIONALIDAD QUE NOS RESGUARDE Y MANEJE LOS INCIDENTES DE SEGURIDAD INFORMÁTICA"

Como sociedad digital tenemos un grave problema que resolver: nuestra vulnerabilidad Somos lo suficientemente débiles aún en ciberseguridad como para que existan ataques mundiales y a enormes escalas. Y lo más grave es que en muchos casos por negligencia propia, no se resguardan los estándares de seguridad básicos que se deben tener en cuenta. Si bien los países más afectados por este último ciberataque masivo fueron Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Japón, España y Francia, América Latina es una región que está bastante más expuesta porque tenemos el mayor porcentaje de computadoras con sistemas Windows sin actualizar. En nuestro país, autoridades y empresas tomaron inmediatas medidas subiendo los estándares de seguridad correspondientes; las transnacionales y las compañías con un alto nivel de proveedores y prestadoras de servicios bajaron sus sistemas y la banca estuvo observante. Finalmente, en el termómetro de los afectados, quedamos en el 5° puesto en Latinoamérica, luego de Colombia, Ecuador, Brasil y México en el primer lugar. En unos días, en nuestro país se realizará el Ciber Day, un importante evento de ecommerce, para el cual debemos estar preparados en materia de Ciberseguridad. Lo ocurrido marca un hito y porque según el informe de Reporte State of Security & Internet de Akamai -Exceda en Latinoamérica-, en los últimos tres meses del año pasado, nuestro país quedó en el quinto lugar con mayores intentos de ataques en América. Ahora bien, en materia de ciberseguridad nacional, hace sólo unas semanas la Presidenta Bachelet firmó la "Política Nacional de Ciberseguridad", una hoja de ruta que contempla medidas que se implementarán este año y el 2018, puntos y aspectos que el gobierno entrante deberá asumir y dar continuidad, y que debe quedar absolutamente implementada en 2022.

Como ACTI celebramos este necesario y esperado paso, que en una de sus aristas buscar educar a las personas acerca del uso de la web y también de los riesgos de la misma; que el país cuente con una infraestructura de la información robusta y resiliente, preparada para resistir y recuperarse de incidentes de ciberseguridad; que se proteja la infraestructura de la información y que se cuente con equipos de respuesta a incidentes de ciberseguridad, entre otros puntos.

En tiempos en que la tecnología y la digitalización marcan pautas, resguardamos del cibercrimen es una tarea compartida y todos los sectores deben involucrarse: público, privado y Estado. El país necesita con urgencia de una legislación que consolide la institucionalidad y maneje los incidentes de seguridad informática en el país.

El Estado debe entender y tomar el resguardo para mantener nuestra ciber-privacidad. Esto es un paso necesario, sin duda; pero debemos prontamente ir por más.