(56 2) 2 2959 9200

NOTICIAS

Tags:Industria
Públicado:28-04-2017

Una implementación que sigue avanzando

De manera paulatina, la ley que hizo universal y obligatorio el uso de la factura electrónica ha dejado sin efecto los documentos físicos y de papel. Para febrero de 2018 se espera que todas las empresas ya estén incorporadas al sistema, incluso para las ubicadas en lugares declarados zona de catástrofe por los recientes incendios forestales que afectaron a cinco regiones del país.

Cuando el Servicio de Impuestos Internos (SII) implementó la facturación electrónica en 2013, los contribuyentes pudieron acogerse de manera voluntaria al sistema. Recién en enero 2014, con la publicación de la Ley n°20.727 en el Diario Oficial, se estableció su uso obligatorio, junto a otros documentos tributarios electrónicos como liquidación factura, notas de débito y crédito y factura de compra.

Según explica Marion Aspee, coordinadora ACTI mesa de trabajo de Factura Electrónica, como era de esperar, la obligatoriedad fue el hecho que provocó un aumento considerable en la incorporación de las empresas al sistema. "Si vemos los números, al año 2008 eran 10.000 empresas las incorporadas, al año 2013 ya había alrededor de 80 mil y hoy ya son unas 550 mil", señala.

Además de determinar los plazos de incorporación de las empresas al sistema, dependiendo de sus ingresos anuales por ventas y servicios, y de su ubicación (zona urbana o rural), la ley también estableció que los contribuyentes debían optar por uno de los sistemas de facturación: 1) el gratuito ofrecido por el SII o 2) un sofware propio o adquirido en el mercado.

El 1 de agosto del año pasado se cumplió el plazo para que las pymes de zonas urbanas implementaran la facturación electrónica, marcando una tendencia: "De las empresas que se incorporaron en el año 2016, el 86% de los facturados electrónicos utilizan el sistema de Facturación del SII y solo un 14% software de mercado", comenta Aspee.

Para este año, se esperaba que el 1 de febrero se incorporaran las pymes en zona rurales y las microempresas urbanas. Sin embargo, a raíz de tos incendios forestales que afectaron a las regiones de Valparaíso, O'Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía en enero pasado, el Ministerio del Interior decidió decretar zona de catástrofe en estos sectores. En estos casos, considerando el contexto, el SII emitió algunas resoluciones para extender los plazos de incorporación al sistema y autorizar -por mientras- el uso de documentos tributarios en papel a los contribuyentes de las comunas afectadas. Para febrero de 2018 se espera que todas las empresas ya estén operando de manera electrónica.

"El total de empresas al día de hoy que se han incorporado al sistema es de más de 550 mil, de los cuales 63 mil aproximadamente operan con software propio o de mercado, mientras que el resto trabaja con el software gratuito del SII", explica la coordinadora ACTI mesa de trabajo de Factura Electrónica