ACTI fue parte del Smart City Expo Santiago junto a líderes mundiales en materia de ciudades inteligentes

Por primera vez el evento Smart City Expo Santiago pisó territorio chileno. Fue traído a Chile por la Intendencia de Santiago, Codo, SE Santiago, Consejo Regional (Core), Gobierno Regional Metropolitano de Santiago (Dore) y Corporación Regional de Santiago y fue organizado por Interexpo y FIRA de Barcelona Internacional. El evento que reunió a grandes exponentes de las ciudades inteligentes del mundo, tenía por objetivo contribuir al desarrollo de un futuro sustentable, teniendo a la ciudadanía y la tecnología como protagonistas.

Con una plataforma híbrida, de manera presencial y remota, el evento que se llevó a cabo en CasaPiedra, contó con más de 130 relatores tanto nacionales como internacionales, 2500 asistentes y varias jornadas de conferencias, entre ellas, “Los retos de la transformación digital del Estado”, moderado por el presidente de ACTI, Thierry de Saint Pierre, quién inició el seminario contextualizando la situación de nuestro país en esta materia. “Hoy en Chile se ha puesto en marcha una división de Gobierno Digital, que depende de la Secretaría General de la Presidencia, que tiene como misión implementar esta Ley de Transformación Digital, que en el mediano y largo plazo debe velar por una estrategia digital del Estado”, acotó.

Una gran oportunidad para la transformación digital, especialmente para las instituciones públicas es la utilización de tecnologías inteligentes y su uso en el funcionamiento de las ciudades. Los retos de la digitalización para nuestro país son muy grandes, pero la pandemia ha tenido un rol fundamental en este proceso. “Ha sido un golpe para todo el mundo, pero para la digitalización y las smart cities representa la gran oportunidad de un salto adelante. Un evento inesperado como este genera oportunidades para la movilidad sostenible y sobre todo para el medio ambiente”, señaló Xavier Vilalta, coordinador Smart City- Acció. 

Eduard Marín, director del programa 5G de Mobile World Capital Barcelona, afirmó que “el futuro nos ha pillado desprevenidos y en estos momentos corresponde encajar la balanza de estos nuevos cambios. Tenemos que ver cuales son los planes de continuidad del negocio. Tenemos que aprovechar las disrupciones digitales para hacer que la transformación digital pueda llegar a los gobiernos para obtener mejores políticas públicas y mejores resultados”. 

Dar un salto cualitativo utilizando las herramientas más avanzadas es la clave para que las ciudades y gobiernos incorporen esta tecnología. Se pueden distinguir cuatro puntos fundamentales que permitirían lograr este avance, tales como impulsar la conectividad global, sobre todo en las zonas más necesitadas; contar con sistemas distribuidos que garanticen la seguridad y la certificación de los procesos que permitan a industrias y gobiernos transacciones fiables; garantizar soberanía digital a los ciudadanos y por último, el uso de datos. “Hace mucho tiempo que los datos se están incorporando como elementos básicos de la digitalización en todos los ámbitos, muy especialmente en las smart cities y gobiernos digitales. Debemos dar el salto e intentar acelerar el proceso de selección de estos datos de una manera ética y responsable y hacer que estos datos se transformen en información relacionándolos convenientemente y puedan ser parte del conocimiento mirando hacia el pasado y el futuro para modelar nuevas soluciones”, planteó Marín. 

Los servicios públicos y sistemas de gobierno se tuvieron que reaccionar ante este nuevo escenario de crisis sanitaria y se tuvo que adaptar a las nuevas necesidades de usuarios, entregando plataformas seguras, de fácil acceso y asequibles para la mayor cantidad de personas. Desde el Laboratorio de Gobierno ya venían trabajando en la digitalización de sus servicios, pero producto de la pandemia y estallido social, debieron acelerar el proceso. Así lo dio a conocer el director ejecutivo del Laboratorio, Roman Yosif: “cuando hablamos de ciudades amigables, estamos hablando de un desafío complejo que requiere de “Un nuevo Estado”, que entienda que debe ser amigable para sus usuarios, que tenga las capacidades para moverse ágilmente por los contextos que cambiantes y la tecnología es solo un dato que nos permite entregar mejores servicios. Al mismo tiempo, se tiene que ir construyendo un músculo innovador que permita tener servicios mejores conectados con las necesidades de las personas”.

Para Yosif, algunos de los retos de la implementación de la transformación digital son “generar mecanismos para tener plataformas compartidas realmente accesibles al mercado privado, para que a través de herramientas como API, donde soluciones privadas se puedan conectar a un estándar de servicio del Estado. Además, está la transformación cultural de la gestión pública, que es una gestión que tiene que estar enfocada en el usuario. y donde el talento digital tiene que ser por defecto en los equipos, que hay que trabajar multidisciplinariamente en el gobierno”. 

Desafíos que se suman a los problemas de alfabetización y accesibilidad, mencionados por Antonio Moreno, Gerente de la Unidad Digital de Entel Ocean, que fue uno de los hechos que dejó en evidencia esta pandemia. “Hay que seguir trabajando en mejorar la brecha digital y el acceso a internet, a pesar de que Chile tiene una infraestructura muy buena, incluso de las mejores de latinoamérica. Algunos estudios demuestran que hay un porcentaje de analfabetismo que genera que muchas personas que tengan los dispositivos no sepan cómo ocuparlos, y eso es una barrera muy grande para que nosotros podamos utilizar teleasistencia, telemedicina. Otros puntos a considerar son la definición de estándares tecnológicos y de comunicación, la privacidad de los datos personales y finalmente, el desarrollo e instalación de capacidades, comentó.

De allí la importancia de fomentar el talento digital para que haya profesionales capaces de llevar a cabo nuevas herramientas y aplicar las existentes e incrementar las competencias digitales de todos los ciudadanos de los trabajadores del ámbito público y privado.  

En su presentación, el regional director Latin American & The Caribbean- Microsoft, Pedro Uribe, destacó cuatro etapas de maduración digital del gobierno: Gobierno Análogo, Gobierno Transaccional, Gobierno Centrado en el Servicio y por último, Gobierno Inteligente. “Hay que llegar a la última etapa de maduración, ya que aquí es donde hay uso de datos, innovación, política pública basada en datos, inteligencia artificial aplicada con foco en el ciudadano. Latinoamérica se encuentra actualmente entre el Gobierno Análogo y el Gobierno centrado en en El Servicio”. Para eso, desde la visión de Microsoft, el foco de la tecnología del Gobierno debe ser usada para conectar mejor con los ciudadanos y hacerlos partícipes de las decisiones gubernamentales, desde cualquier canal y en cualquier momento y lugar. Tenemos que modernizar el trabajo y el cómo generamos nuevos servicios basados en los datos”.

Volver arriba