Desafíos de la tecnología CAD

El diseño asistido por una computadora o también CAD por sus siglas en inglés es una tecnología que podría descomponerse en variadas disciplinas pero que, normalmente, abarca las áreas del diseño, construcción, arquitectura e ingeniería que permite tener y manejar una base de datos para el diseño, control numérico de máquinas de herramientas, robótica y visión computarizada.
De hecho, los avances en el sector informático siempre han estado muy relacionados con el desarrollo y evolución de las aplicaciones CAD. La génesis de los programas de diseño asistido por computadora lo podemos situar al final del periodo de los ordenadores de primera generación, pero adquiere su completo desarrollo a partir de la aparición de los computadores de cuarta generación. Este sistema comenzó como siendo una ingeniería tecnológica computarizada pero que, actualmente, se traduce en el uso de programas computacionales para crear representaciones gráficas de objetos físicos, ya sea en segunda o tercera dimensión (2D o 3D). Por otro lado, el software CAD puede ser especializado para usos y aplicaciones específicas. Además, es ampliamente utilizado para la animación computacional y efectos especiales en películas, publicidad y productos de diferentes industrias, donde el software realiza cálculos para determinar una forma o tamaño óptimo para una variedad de productos y aplicaciones de diseño industria.
Hoy por hoy, son diversas industrias las que están adoptando este tipo de tecnología en pro de reducir costos de desarrollo de productos, aumentar la productividad, mejorar la calidad de cierto producto, entre otros. Por ejemplo, varias impresoras 3D, Software CAD-CAM-CAE e incluso Laser Route, utilizan esta tecnología beneficiando el provecho del tiempo y recursos humanos. También departamentos de robótica, clínicas odontológicas y para el campo de la construcción, destacando el gran impacto en la productividad que supone a las empresas adoptar y emplear técnicas de CAD.
El software CAD está en continua evolución, adaptándose cada vez más a los nuevos tiempos y requerimientos de los usuarios. El uso de las tres dimensiones es cada vez más frecuente, y por ello ese es un aspecto que se mejora en cada versión de los programas, ganando estabilidad, velocidad y prestaciones.
Desafíos
Sin embargo, el sistema CAD tiene muchos desafíos. La tecnología avanza, día a día, a pasos agigantados y con ello, evolucionan los softwares, hardwares y diversos sistemas operativos. Eso es precisamente lo que ha pasado con la irrupción del Modelado de Información de Construcción o también abreviado como BIM, por sus siglas en inglés, que se ha adelantado al CAD, puesto que este sistema ha sido capaz de lograr mejoras respecto al espacio, información, cantidades y componentes de determinado proyecto a efectuar, en contraposición al CAD que no está habilitado para lograr ese tipo de trabajo. Por otro lado, BIM presenta varias opciones en cuanto a plataformas y softwares para su implementación, por ejemplo, en coordinación. Cuando hay varios arquitectos o constructores trabajando sobre un mismo proyecto, la coordinación no es tan difícil como en los dibujos en 2D, ya que el software BIM puede destacar interferencias en rojo inmediatamente.
Durante los últimos años, las TICs han entregado múltiples herramientas para el desarrollo de la programación y coordinación digital de proyectos; y constituye una tendencia relevante en el mundo de la construcción. Sobre todo, a través de la tecnología BIM, que permite hacerlo en 3D y 4D. Es decir, ya no solo a través del uso único de planimetría o de 2D. Actualmente el desafío está en que esta industria avance de la mano con la tecnología, puesto que esta es imprescindible para la ejecución del trabajo final e integral que faciliten maximizar los recursos con sistemas de software que garanticen una mejor planificación y digitalización de la mayoría de los procesos.
La gran mayoría de los arquitectos está utilizando las TI en la construcción a nivel inicial, otros ya comienzan a aventurarse en el uso de herramientas más complejas y un grupo reducido, pero creciente, ya está probando los beneficios del uso de la tecnología desde una mirada integrativa de proyectos. Aún falta mucho por recorrer, educar, informar, desarrollar y aplicar, pero al menos ya estamos en un punto de inflexión donde las TICs están generando cambios y mejoras radicales en la forma en cómo se desarrollan y se construyen proyectos.
Por Jaime Soto, secretario general de ACTI

Volver arriba