El Estado de Chile por las nubes

Columna de opinión en Diario Financiero de Thierry de Saint Pierre PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN CHILENA DE EMPRESAS DE TECNOLOGÍAS DE INFORMACIÓN (ACTI)

‘La estandarización planteada por Chilecompra obliga a restringir el catálogo de servicios, excluyendo los más innovadores y concentrando la cantidad de proveedores para todo el Estado en sólo unos pocos’.

El pasado 1 de julio Chilecompra abrió una licitación pública para la suscripción de un Convenio Marco para la adquisición de infraestructura como servicio en la nube pública y de enlaces de datos. El Gobierno, a través de entidades como la División de Gobierno Digital, el Laboratorio de Gobierno y la Secretaría de Modernización del Estado, comprende que la nube es un pilar fundamental habilitante de la transformación digital, la innovación pública y la modernización. Pero ello no se condice con el tipo de Convenio Marco que estructuró Chilecompra, que no toma en consideración las numerosas recomendaciones que esta Asociación le hizo llegar durante el período se consulta pública del Convenio en 2021.

Así, no se entiende por qué, existiendo Bases Tipo distintas para la compra de servicios en la nube y de servicios de Datacenter, este Convenio mezcla ambos conceptos, lo que puede generar confusión en los compradores. A diferencia de las Bases Tipo para servicios en la nube, el Convenio Marco solo se refiere a infraestructura como servicio o IaaS.

Desagregar y separar IaaS del resto de la oferta más compleja -que incluye, por ejemplo, inteligencia artificial, blockchain, análisis de bases de datos y aprendizaje automatizado-para luego intentar estandarizarlos, no tiene sentido. La experiencia comparada lo avala y esta práctica quedó obsoleta al comprobarse que su ejecución no fue lo esperado, y hoy se cuenta con convenios que incluyen todo el catálogo de servicios que los Proveedores de Servicios en la Nube (PSN) y que sus socios comerciales tienen disponibles.

Por otro lado, el ritmo acelerado de innovación de los PSN hace que sus ofertas evolucionen en forma independiente y competitiva, con tecnologías diferenciadas. La estandarización planteada por Chilecompra obliga a restringir el catálogo de servicios, excluyendo los más innovadores y alejando al Estado de adquirirlos. Chilecompra fundamenta la estandarización de ciertos servicios en la búsqueda de mejores precios. Sin embargo, el ecosistema tecnológico puede ser más eficiente en costos cuando existe una integración de múltiples servicios. El Convenio simplifica definiendo categorías que muchos PSN no utilizan en la práctica.

El impacto de este Convenio en la industria tecnológica nacional puede ser grave. Concentrará drásticamente la cantidad de proveedores para todo el Estado en sólo unos pocos. Esto afectará la empleabilidad y crecimiento del ecosistema, que incluye cientos de partners que trabajan con los PSN. Muchos de los partners son empresas chilenas y PYME.

Este Convenio Marco puede ser un cuello de botella que limite el acceso a la tecnología y la consecuente transformación digital del Estado. Las empresas socias de la ACTI llamamos al Gobierno a alinear los objetivos de la transformación digital y de la modernización del Estado con mecanismos de compra que aprovechen al máximo todo el funcionamiento, innovación y beneficios de adoptar servicios en la nube.

Volver arriba