Es clave alcanzar una conectividad de fibra óptica robusta

Hoy todo es digital, lo que se ha visto reflejado en un crecimiento de un 40% en los tráficos. Y pese a que pareciera que el peak de consumo de internet en pandemia ya fue alcanzado, debemos considerar que este paradigma digital llegó para quedarse. Y ese sentido el 5G y la fibra óptica pueden ser una gran solución en conectividad.
En los últimos meses el consumo de internet ha aumentado considerablemente producto del confinamiento por la pandemia del COVID-19. En esa línea, la llegada del 5G a nuestro país se presenta como excelente solución en conectividad.

Fernando Saiz, director de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI) y director de Asuntos Públicos de Movistar Chile, explica que “para desarrollar el futuro 5G en Chile, es clave alcanzar una conectividad de fibra óptica robusta que refuerce los sitios móviles y haga realidad sus potencialidades. En ese sentido, el 5G está enfocado en las ciudades inteligentes y el internet de las cosas, gracias a sus tres características clave: mayor velocidad, baja latencia y la posibilidad de conectar miles de dispositivos móviles a la vez”.

De esta forma, el experto de ACTI indica que por primera vez a través de una conectividad móvil, se podrán llevar a cabo soluciones críticas y de alta relevancia, que hoy solo son posibles mediante la fibra óptica. Entre ellas, podemos destacar la industria 4.0 y automatización, la telemedicina, conducciones autónomas y asistidas de vehículos, entre otros casos de uso que han sido desarrollados a nivel global.

Salto cualitativo
Miguel Sanhueza, director de UTEM Virtual, comenta que “con el 5G los nexos con distintos países contarán con nuevos caminos que ayuden a intercambiar productos y servicios a velocidades que no eran contempladas con anterioridad. Es sin duda alguna un punto de inflexión que va más allá de un avance en telecomunicaciones, ya que afectará a la sociedad en su conjunto en áreas tan sensibles como salud, educación y producción”.

De esta forma el académico de UTEM planea que nuestro país dará un salto cualitativo, la instalación de 5G significa, entre otras cosas, un cambio en el sentido de las conexiones en nuestro país, la apertura de carreteras digitales permitirán que diversos servicios logren implementarse y que otros que estaban trabajando puedan optimizar su rendimiento.

BENEFICIOS PARA LAS PERSONAS

El contexto actual ha dejado en evidencia la necesidad de avanzar hacia una conectividad más inclusiva, tanto fija como móvil, y que tenga como base un fuerte despliegue de fibra óptica al hogar, que es la tecnología con la mejor performance durante la pandemia, indica Fernando Saiz, director de ACTI y director de Asuntos Públicos de Movistar Chile. “Así, mediante políticas público-privadas que pongan foco en la última milla como lo son el subsidio a la demanda y la compartición de infraestructura, el país podrá acelerar el desarrollo tanto de la fibra óptica, como el 5G para las zonas rurales”, agrega.

El 5G no significa entregar mayores velocidades a los usuarios de smartphone, sino que su foco está en hacer realidad la industria 4.0, acelerando los desarrollos y procesos de industrias claves (minería, agricultura, salmoneras, smart cities), trabajando con partners como universidades, entidades como Corfo, startups y emprendedores, entre otros sectores de la economía, puntualiza el experto.

“La diferencia del 5G con el 4G es la capacidad para transmitir, otra diferencia es que antes uno esperaba que la señal se llevara desde antena a antena. Hoy se lleva desde nodo a nodo teniendo cada uno de estos la capacidad de procesar y generar resultados para poder hacer réplicas inteligentes al mismo tiempo, de ahí que se pueden aprovechar de mejor forma cada enlace”. Miguel Sanhueza, director UTEM Virtual.

Volver arriba