Escasez y alta demanda por profesionales en tecnología mantendría sus salarios en 2021, en un contexto de baja general

Según la guía salarial de Robert Half, los sueldos en tecnología podrían incluso aumentar el próximo año, si mejora la economía, mientras que en el resto de las áreas laborales se estancan o bajan las remuneraciones. Los motivos son la creciente brecha entre la oferta y la demanda por estos profesionales, que solo aumentó producto de la pandemia del coronavirus.
En un mundo cuya actividad se vuelca cada día más hacia las operaciones digitales, crece la necesidad de contar con más personas dedicadas a desempeñarse en tecnología. De acuerdo con estimaciones de IDC, entre 2020 y 2024 se necesitará sumar a 10,5 millones de profesionales del área de tecnología de la información (TI) en todo el mundo. Edgar Fierro, vicepresidente y director general de IDC México, dice que el déficit de este tipo de profesionales ya existía antes de la pandemia, pero con esta se acrecentó.

En el contexto latinoamericano, la brecha a 2022 será de 1,2 millones de desarrolladores, explica Felipe Lagos, director de Ventas de Randstad, citando cifras del BID. Y en la Alianza del Pacífico, el déficit es similar: 1,25 millones de personas para Colombia, Perú y Chile para 2025. El dato lo entrega Benjamín Tosselli, director en la Asociación Chilena de Tecnologías de la Información (ACTI). Por su parte, Ricardo Dorado, director de Crecimiento de Fundación País Digital, dice que ‘la brecha creció de 2019 a 2020 en forma exponencial. Solo en EE.UU. el déficit de profesionales de ciberseguridad es de 500 mil, por lo que se estima que para cubrir esas posiciones la oferta debería crecer 65%. A nivel global, esta debería crecer 145% para satisfacer la demanda’.

‘En los últimos 20 años, siempre ha habido un déficit de profesionales en el área tecnológica en general, desde redes a programación a nivel mundial, pero en Chile y Latinoamérica ha sido un poco peor’, asegura José Miguel Piquer, vicerrector de Tecnologías de la Información de la U. de Chile. Si bien ‘hace dos o tres años eso empezó a cambiar, y hoy debemos tener más o menos el doble de alumnos que hace cinco años’, advierte que se podría ‘duplicar la oferta y todavía todas esas personas encontrar trabajo».

¿Qué roles son los más demandados? Lagos asegura que en los últimos meses la demanda de especialistas TI ha crecido de forma exponencial’, y que esto se produjo ‘debido a que la crisis sanitaria aceleró los procesos de digitalización’. Y complementa señalando que en un sondeo realizado en agosto, los profesionales más requeridos —según 400 tomadores de decisiones en empresas en Chile, con posibilidad de respuesta múltiple— serán aquellos con experiencia en e-commerce, con un 53% de las menciones, seguido por personal de soporte IT, con 42%, y programadores y desarrolladores, con 37%.

Por su parte, Fierro indica que ‘la habilidad con mayor demanda en los próximos cinco años’ será la ciberseguridad, aumentando su demanda en 9,6%, porque que cada día más empresas han debido digitalizarse. Siguen en crecimiento los puestos de gestión de datos (7,1% de alza) y gestión de TI (6,3%). ‘Aquí es donde los directores y gerentes de recursos humanos pueden generar programas de formación y entrenamiento’, explica Dorado y agrega que ‘si bien no hay datos concretos en Chile, estudios estiman un déficit en Latinoamérica de cerca de 600 mil profesionales en ciberseguridad’. Tosselli añade que una forma rápida de reducir la brecha es ‘capacitar o reconvertir a técnicos y profesionales a través de los denominados bootcamps’.

Sumar más mujeres

Respecto a Chile, el senador Kenneth Pugh estima que en los profesionales TI ‘la brecha calculada anual es de 25% sin los efectos de la pandemia’, advirtiendo que ‘esta cifra aumentará por la expansión de la digitalización’. Además, dice que permanece la brecha de género de mujeres en tecnologías digitales, pues participan en menos del 25% de la fuerza laboral.

Xavier Bonnaire, profesor de la Universidad Santa María y miembro del Instituto Nacional de Ciberseguridad, indica que el año pasado ‘se estimaba que faltarían hasta 12 mil profesionales en ciberseguridad en un horizonte de cinco años. Lo seguro es que está estimación está probablemente subestimada ahora, dado el crecimiento de nuestra vida digital’.

‘En Chile, la ACTI afirma que tenemos una brecha de profesionales TI de 5 mil personas al año’, comenta Marisol Alarcón, cofundadora de Laboratoria Chile —proyecto que forma mujeres en tecnologías de la información. Y el covid-19 incrementó la necesidad de expertos: ‘En EE.UU. durante la pandemia han aumentado 20% las publicaciones de oportunidades de trabajo en ciberseguridad’. Alarcón también detalla que en Chile solo un 5% de las mujeres que trabajan lo hacen en tecnología. ‘Es nuestro deber potenciar sus habilidades para que puedan acceder a trabajos con mayor proyección y crecimiento’, sostiene y agrega que en las últimas dos convocatorias de Laboratoria ‘hemos recibido un 30% más de postulaciones, debido a que muchas mujeres se han quedado sin empleo’.

‘Hay empresas que quieren contratar más mujeres, pero no hay. Si están ejerciendo tecnología, es casi pleno empleo. Por eso hay una campaña para llegar a los colegios y entusiasmar a las niñas’, señala Karina Pérez, directora asociada de Robert Half Chile.

Guerra de talentos

Robert Half demuestra el auge de la demanda laboral en tecnología en su reciente guía salarial 2021, ya que los sueldos en esta área son los únicos que se mantienen o incluso podrían aumentar si la economía mejora, dice Karina Pérez.

Por ejemplo, el salario bruto del informe de Robert Half para un especialista de seguridad es de $2,9 millones, para un gerente de TI de $6,3 millones y $3 millones para un desarrollador de inteligencia de datos. Es un área donde hay ‘una guerra por el talento’, afirma Pérez y puntualiza que la demanda crece ‘en transformación digital, desarrollo de células ágiles, e-commerce y ciberseguridad».

Las habilidades que estos profesionales necesitan desarrollar, añade Pérez, son las de comunicación y liderazgo de equipo. ‘Generalmente saben mucho de tecnología, pero les cuesta comunicarse en términos de negocios con otras áreas, clientes y proveedores’, afirma.

Concuerda Lagos, quien destaca que ‘las empresas solicitan que estos profesionales no solo cuenten con las competencias técnicas, sino que también posean habilidades blandas desarrolladas, como capacidad de análisis, de resolución de problemas y de construir relaciones confiables’. Y dice que una de las barreras al contratar es la falta de habilidades blandas.

Nota: El Mercurio
Volver arriba