GreenAI, proyecto para crear inteligencia artificial verde se replica en Chile

Iniciativa de Inria Chile partió este año y proyecta realizar pilotos de modelos y herramientas de IA sostenibles junto a empresas socias de la ACTI en 2022.

Cuando se piensa en el impacto medioambiental que tienen las Tecnologías de la Información (TI) y la computación, se piensa en desechos y basura electrónica. Pero poco se habla del consumo energético asociado a su uso. De hecho, se prevé que en los próximos años las TI consuman entre 20% y 50% de la energía eléctrica total y que las redes sociales representen el 2% de las emisiones globales de CO2.

A partir de esta preocupación, el Instituto Francés de Investigación en Ciencias y Tecnologías Digitales (Inria) creó en 2019 GreenAI, un proyecto que busca concebir, con un enfoque sistémico, modelos y herramientas de Inteligencia Artificial (IA) sustentables, el que se está replicando en Chile.

La directora del Centro de Investigación Inria en Chile, Nayat Sánchez Pi, afirma que entrenar modelos de machine learning avanzados, equivale a las emisiones de 125 vuelos de ida y vuelta de Nueva York a Beijing. ‘La ironía es que la inteligencia artificial juega este doble rol, como un canal e importante emisor de carbono, pero por otra parte, puede ayudar a reducir los efectos de la crisis climática en diferentes formas’, explica.

La iniciativa ‘Hacia un aprendizaje automático ecológicamente viable (GreenAI)’ es coordinada por Inria Chile y financiada por el programa de cooperación Climat AmSud e incluye investigadores de Inria Francia y del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile, además de expertos de universidades y centros de Brasil, Paraguay y Uruguay.

‘El proyecto tiene como misión desarrollar y hacer investigación concreta en inteligencia artificial y producir resultados innovadores a partir de modelos y herramientas de IA que permitan desarrollar estos modelos, sin aumentar el costo computacional o reducirlo’, explica Sánchez Pi.

Planes en Chile

Los modelos de IA sostenibles resultantes del proyecto en Francia ya son utilizados por empresas galas, entre ellos, un medidor de potencia virtual que analiza la energía que utiliza cada programa de software y alerta sobre qué aplicaciones cerrar para ahorrar energía.

En Chile aterrizarán con una agenda concreta sostenible para mitigar el impacto ecológico ambiental de la IA. ‘Somos parte de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI) y la idea es que podamos tener algunos pilotos impulsados en conjunto con las empresas socias’, cuenta Sánchez Pi.

La iniciativa partió en Chile a principios de este año y se extenderá hasta diciembre de 2022, fecha en la cual esperan iniciar los pilotos para testear los modelos y herramientas de IA verdes.

‘Estoy confiada de que empresas que son parte del grupo de transformación digital de la ACTI van a estar interesadas en servir como escenarios de validación de los resultados de este proyecto’, dice.

Volver arriba