IA Y BIG DATA, CLAVES EN LA TRIBUTACIÓN DIGITAL

Las tecnologías que están tomando fuerza en esta área son las de más ágil implementación y adaptabilidad, dicen los expertos.
Según los datos del Servicio de Impuestos Internos, el 100% de las empresas en Chile está facturando electrónicamente. La implementación de esta herramienta, dice el director de la entidad, Fernando Barraza, ‘nos ofrece información en línea que antes no teníamos, lo que nos ha permitido ampliar la mirada y buscar nuevas formas de facilitación para los contribuyentes’.
Entre ellas destaca la creación del Registro Automático de Compras y Ventas, basado en la información disponible gracias a la factura electrónica. Y es que la tecnología ha tomado un rol fundamental en el proceso de tributación.
De hecho, según una encuesta realizada por Accenture entre contribuyentes de 12 países para visualizar sus experiencias y expectativas en este tema, casi dos tercios de los consultados afirmaron tener una visión positiva hacia la autoridad tributaria, pero desean contar con más servicios digitales, menos papeleo y recibir experiencias más fluidas y personalizadas.
‘Los contribuyentes dicen que la validación automática, los servicios de chats en vivo y videos cortos con información podrían ayudarlos a cometer menos errores’, explica Tomás Sánchez, director de Digital de Accenture Chile. Y va más allá: cerca del 70% de los contribuyentes a nivel mundial dice que usaría Inteligencia Artificial para mejorar la precisión de su información tributaria. En Chile, la madurez que han alcanzado la normativa y los servicios asociados a ella permiten a las empresas y contribuyentes ‘disponer de servicios muy eficientes y con alta automatización’, comenta el gerente de Producto de Acepta, Pedro Cortés.
De esta forma, explica, un usuario puede definir sus propias reglas de negocio con la finalidad de recibir alertas sobre cuándo debe revisar el estado de una factura, si ha sido reclamada y debe refacturar, detectar si está cumpliendo con los requerimientos de información de sus clientes, informar fechas de pago, automatizar los avisos de cobro o factura vencida, entre otras alternativas que le permiten controlar casi todas las situaciones que rodean a un documento tributario electrónico mediante un asistente digital.
Para Marión Aspée, de la Mesa de Trabajo de Facturación Electrónica de ACTI, las tecnologías que toman fuerza en este panorama son las de más ágil implementación y adaptabilidad, siendo el cloud, por sus características de escalabilidad y flexibilidad, una tendencia en esta materia.
Por otra parte, agrega que ‘las regulaciones en torno a factura electrónica han tendido a expandir su alcance hacia todo el flujo del negocio, desde la compra o venta hasta el control del pago, lo que hace pensar que temas como Internet de las Cosas (IoT) podrían tener importantes alcances para las operaciones de factura electrónica en un futuro no lejano’.
Volver arriba