Las tecnologías que habilitan el nuevo paradigma académico

Inteligencia Artificial, analítica y herramientas de gestión de la información, son algunos avances claves para dar forma a la educación híbrida, un viaje en que ya muchas casas de estudio se sumergieron para ir incorporándolo hacia el futuro.
La pandemia permitió un cambio de paradigma en todas las áreas. Así lo fue también en la educación terciaria, algo que, en palabras del Subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, fue un ‘gran experimento’, ya que entregó una oportunidad para determinar qué contenidos se pueden dar en línea y a la vez, buscar nuevos métodos pedagógicos y de evaluación.

‘Tenemos por delante un importante desafío de desarrollo tecnológico a nivel mundial, relacionado con incrementar las capacidades de ancho de banda y el perfeccionamiento de softwares que permitan clases numerosas y simultáneamente una adecuada interacción’, dice el subsecretario, añadiendo que también es importante garantizar la equidad de acceso a estas herramientas a todos los estudiantes.

¿Cuáles serán las tecnologías habilitantes para este proceso? Los avances 4.0 son fundamentales en esta transformación, dice Karin Quiroga, socia de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI) y directora del Área Tecnologías de Información y Ciberseguridad de Inacap, ya que se requiere de una ‘gestión de la información que permita conocer el desarrollo del proceso de aprendizaje de los estudiantes, generar la capacidad para hacer mediciones y tomar decisiones que permitan comprobar que los aprendizajes sean profundos, donde la Inteligencia Artificial (IA) y la analítica tienen un amplio espacio de desarrollo’.

En ese sentido, las tecnologías relevantes para este modelo híbrido ‘deben disponibilizar plataformas educativas a través de sistemas de colaboración, comunicación, conectividad, gestión de aprendizaje y los administradores de contenido’, agrega Quiroga.

Un ejemplo de lo anterior es el caso de la Universidad Andrés Bello (UNAB), que comenzó a implementar el sistema Hyflex, que cuenta con sistemas de audio y video para que sus docentes puedan desarrollar sus clases a larga distancia. ‘Las instituciones deben ser capaces de lograr que la tecnología se transforme en un medio para continuar desarrollando cada modelo educativo, con las mismas exigencias que la educación presencial’, opina el vicerrector de esa casa de estudios, Nicolás Bronfman.

Los desafíos

Para tener una experiencia remota mínima no es imprescindible abordar inversiones multimillonarias, dice Pablo Arnuncio, socio de Consultoría en Transformación de EY, sino que con una ‘inversión controlada se puede habilitar el canal de educación en remoto’.

Dentro de las prioridades para la inversión, Arnuncio cree que es necesario incorporar funcionalidades que maximicen el trabajo colaborativo, la cercanía, garantizar la seguridad y la facilidad para entablar discusiones en grandes grupos, ‘capacidades cada vez más accesibles, pero que las plataformas básicas todavía no han integrado, entre otras cosas porque las comunicaciones suponen todavía una restricción en ese sentido’.

Volver arriba