Tercera sesión del 8SAT Prime: Escenario Post pandemia: Utilizando las tecnologías para aportar al crecimiento del país y la minería.

En un escenario post pandemia, la unión de dos grandes industrias -la minería y la tecnología- pueden significar nuevas oportunidades para el país y se pueden potenciar entre sí, mejorando en seguridad, sustentabilidad y productividad. “Adoptar tecnología y avanzar hacia su desarrollo es una de las claves de la prosperidad a futuro y no hay un espacio más privilegiado para hacerlo que la minería en Chile”, comentó Mauro Valdés, presidente de Dinámica Plataforma, y moderador del evento, dando inicio a la tercera sesión del 8SAT Prime. 

Desde hace algunos años, la minería chilena ha empezado a implementar tecnologías que buscan hacer los procesos más eficientes, seguros y sustentables. Varios de los panelistas de esta sesión comentaron acerca de los grandes cambios que se avecinan en la industria, anticipando que serán de gran envergadura y mucho más rápidos de lo que se ha visto hasta ahora. 

Renato Sepúlveda, presidente de 8SAT, comentó que en minería hay un conjunto de desafíos que enfrentar, entre ellos “la optimización permanente de la operación y de los insumos, búsqueda continua de la productividad, la gestión paralela de costos, impulsar la operación integrada, maximizar la producción de todos los activos y la predictibilidad y anticipación de la gestión de recursos”. Estos desafíos tienen que ir sumados al desarrollo de la minería limpia, medioambientalmente amistosa y la descarbonización de los procesos que ya están en marcha. 

No es novedad que la pandemia aceleró la transformación digital en muchos sectores, y esta digitalización va a traer consigo profundos cambios en la industria minera. Joseph Starwood, Industry Digital Strategist at Microsoft, compartió ideas sobre como estar preparados para enfrentar el próximo evento de cisne negro. “Va a venir un gran enfoque en la productividad, en ESG, en la gestión de relaves, la seguridad y el cambio climático. Estamos viendo el aumento de tres herramientas que pueden ayudarnos a enfrentar el rápido cambio que se avecina, como lo es el aprovechamiento de las plataformas digitales, los ecosistemas digitales y el aprendizaje digital”, explicó. 

Además, Starwood relató su experiencia trabajando en Microsoft en el momento en que estalló la pandemia. Allí pudo ser testigo de cómo esta transformación dividió a las empresas que estaban preparadas digitalmente de las que no, y cómo los resultados muy fueron negativos para ellos, que incluso los imposibilitaron para seguir operando. 

El futuro de la minería está en buscar la eficiencia basado en el uso intensivo de la información. “Las tecnologías que van a ayudar en este nuevo paso son las que tienen relación con los datos e información. Actualmente hay muchos datos fluyendo en el sector minero y de sensores y equipos que ya tienen la capacidad de entregar información, pero el problema es que son difíciles de interpretar o no sabemos si sus datos son fidedignos como para tomar decisiones. Aquí la tecnología nos puede ayudar a convertir ese gran volumen de datos en información útil, incluso en tiempo real”, comentó Carlos Rodríguez, Enterprise Sales Director at Microsoft. 

Internet está desmaterializando los procesos, enfatizó Claudio Muñoz, presidente de Aguas Andinas, porque es donde se transforman productos o insumos útiles para la sociedad. “Lo que está entregando la tecnología es comprender esos procesos ya desmaterializados, produciendo una cantidad enorme de datos, lo que nos permite pensar que no somos empresas mineras ni de servicio, sino que empresas de datos”. 

En la práctica, la industria minera se ha visto beneficiada con la incorporación de tecnologías en sus faenas, porque además de hacer más productivos y seguros sus procesos, y que al igual que la Big Data, se han convertido en herramientas esenciales para la exploración de nuevos yacimientos. Sergio Jarpa, presidente de Voces Mineras, afirmó que tecnologías como satélites y drones han permitido facilitar la identificación de sectores para la exploración, detectando zonas de alteración o estructuras regionales que son proclives a nuevos yacimientos”.

Y así como la tecnología implica múltiples beneficios, también significa nuevos estar expuestos a nuevos retos: la ciberseguridad. En una industria cada vez más digitalizada, los ataques cibernéticos se han vuelto frecuentes y pueden afectar a cualquier etapa del proceso, perjudicando su continuidad operacional o la seguridad de los trabajadores. “El problema que tiene la ciberseguridad es que hay toda una industria mucho más profunda a ese internet superficial que conocemos y que lamentablemente está para producir daño, para afectarnos a cada uno de nosotros como empresa, y lo que tenemos que hacer aquí es cambiar la forma de pensar, donde tradicionalmente pensábamos que teníamos que construir una muralla y con eso nos protegemos”, afirmó Claudio Muñoz. 

Es por esto que la ciberseguridad a nivel de empresa es un trabajo conjunto que involucra a todos los actores y a muchas aristas, ya que para prevenir es necesario educar a las compañías y trabajadores, y a la vez contar con las herramientas necesarias para generar una rápida detección de la amenaza. 

 

Volver arriba