Transmisión y lectura: ¿Cómo funciona la RFID?

La identificación por radiofrecuencia o RFID, es una tecnología desarrollada hace décadas, que hoy es útil en diversos rubros. Su funcionamiento es simple y solo06 se necesitan tres elementos para aplicarla en distintas necesidades.

Para controlar la calidad de un producto como su fabricación o fecha de caducidad; para identificar y localizar animales perdidos, o detectar objetos o tarjetas falsas; e incluso en alimentos, la identificación por radiofrecuencia o RFID se puede aplicar de diversas formas y en todos los sectores industriales como también en la vida diaria.

Pero, ¿Cómo funciona esta tecnología? Francisco Guzmán, director de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información A.G. (ACTI), indica que en términos simples la identificación por radiofrecuencia funciona de la misma manera en que lo hacen las tarjetas Bip! pero a gran escala. °Es decir, tienes un dispositivo de lectura que captura automáticamente la información contenida en etiquetas electrónicas, llamados tags, que pueden ser leídos en un rango de hasta 100 metros °, explica el ejecutivo.

Pero para que la tecnología RFID funcione correctamente son necesarios tres elementos: una etiqueta, un lector y una antena. “Las etiquetas pueden ser activas o pasivas, dependiendo de si poseen una fuente de energía se determinará el alcance de lectura. En el caso de las pasivas, no cuentan con una fuente y llegan, en promedio, a los 25 metros de alcance. Por su parte, las activas alcanzan a los 100 metros de lectura”, sostiene Guzmán. A la vez, el dispositivo lector recoge la información a través de un código de identificación único para cada producto u objeto; mientras que la antena trasmite los datos según la distancia en que se encuentre.

Algunos beneficios

La tecnología RFID tiene una gran ventaja por sobre otras: no requiere de la intervención de operadores. En esa línea, el director de ACTI señala que “la lectura se hace sin contacto, a distancia, sin visualización directa permitiendo identificación en movimiento y tiempo real, beneficiando a industrias como la logística o haciendo más efectiva la autentificación de documentos”, explica.

El ejecutivo indica que esta tecnología ha sido desarrollada hace décadas, pero recién el 2003 se estableció un estándar, lo que finalmente impulsó su expansión y uso en diferentes industrias. “Hoy, está empezando a integrarse a industrias tan diversas como las financieras, o hasta equipamiento para videojuegos”, destaca Francisco Guzmán.

Fuente: La Tercera

Volver arriba