Webinars Mes de la Mujer: Dorothy Spence entregó su experiencia en el mundo de Tecnología

El ciclo de webinars “Mes de la Mujer”, organizado por la Mesa de trabajo “Mujeres & Tecnología”, contó con la participación de dos destacadas representantes del mundo de la tecnología, quienes compartieron su experiencia y los principales retos que han debido enfrentar en una industria con importantes brechas de género. 

Según la cuarta edición del Estudio de Satisfacción Laboral de la Industria TI, realizado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes en conjunto con la Asociación Mejor Industria TI (MITI), las cifras entregadas muestran un incremento gradual y sostenido de la fuerza laboral femenina en esta área. “En 2015, solo el 9,5% de los talentos de una empresa de tecnología chilena eran mujeres; hoy esa cifra se ha triplicado y asciende a 29%”, contextualizó María Ignacia Barros, Directora Ejecutiva de la consultora LaresHub, especialista en inclusión con perspectiva de género y miembro de la Mesa de Mujeres ACTI. Un estudio que deja en evidencia las bajas cifras de participación femenina dentro del rubro en nuestro país y lo relevante que se hace discutir del tema. 

En este primer evento, los asistentes participaron de la charla My Journey as a Woman in the world of Technology fue realizada desde Canadá por Dorothy Spence, Founder Imaginal Ventures Inc., and Catalyst of business as a force for good, cuya principal arista es 

la de energizar a los líderes transformadores que creen que los negocios pueden ser una fuerza para el bien. Este enfoque permite a las empresas y los equipos centrarse en la integración de la dinámica humana y la mecánica empresarial a lo largo de su estrategia.

Dorothy Spence relató el camino y transformación que tuvo que realizar como mujer ingeniera para llegar hasta donde está actualmente. “Comencé a estudiar ingeniería mecánica a finales de los ‘70, cuando sólo un 5% de los alumnos eran mujeres. Fui parte de la primera generación que pudimos elegir qué estudiar, más allá de las carreras tradicionales para las mujeres en ese tiempo como enfermería”, comentó Dorothy sobre sus comienzos en el rubro. 

Durante sus estudios, Dorothy contó que debió sobrepasar muchas barreras en torno a lo que era la percepción de ser una mujer ingeniero mecánico en la universidad e incluso sufrió de discriminación por parte de sus profesores. En sus propias palabras, tuvo que ignorar el ambiente tóxico en el cual se estaban formando. 

En estos días, y en el contexto nacional, si bien la participación de mujeres ha ido creciendo en las empresas de Tecnología e Información, aún tiene grandes brechas de representación y sabemos que queda mucho camino por recorrer. “Hay varias razones que explicarían porque no estamos tan incorporadas a este mundo y una de ellas apunta a los estereotipos de género, sociales y culturales – que es una realidad mundial-  y como consecuencia de esto, aún es pequeño el porcentaje de mujeres que estudian carreras STEM, señaló María Ignacia Barros. 

Dorothy comentó que luego de haber logrado lo que llama “la receta de occidente para la felicidad” (que consistía en ir a la universidad, casarse y tener hijos), se dio cuenta que aún no lograba sentirse feliz, por lo que decidió explorar y estudiar el liderazgo para hacer coaching a otros líderes. “Pasé de estudiar el mundo desde un punto de vista práctico y analítico a un punto de vista energético, lo que me permitió transformarme y querer cambiar el entorno del negocio”, comentó Spence, lo que más tarde se convertirían en los cimientos de su emprendimiento. 

¿Cómo serían los negocios si es que lograba transformarlos en un ambiente de confianza y colaboración?, fue la pregunta que se realizó y que dio paso a la creación de su emprendimiento para ayudar a pequeñas y medianas empresas a que tomaran el camino de ser un ambiente de colaboración y amor. “Vi una oportunidad en el mercado donde no había una oferta que cubriera esta necesidad y siendo una emprendedora me convencí de que era capaz de hacer eso”, manifestó. Fue así como Dorothy creó un Sistema operativo para negocios conscientes. 

Los negocios se crean tradicionalmente desde afuera hacia adentro, muy diferente a como Spence los construye: desde adentro hacia afuera. Es decir, entendiendo el valor de las personas y como ellos los proyectan hacia la organización. Cuando los negocios siguen este camino son más eficientes y pueden cumplir su misión de mejor manera y son, justamente las mujeres, quienes se ven más atraídas a este sistema y quienes mejor pueden implementar esta práctica. 

En sus 30 años de experiencia, Dorothy pudo notar que las mujeres no tienden a mostrar por completo sus habilidades y su potencial. “Hay que trabajar en el tema de la confianza, ya que he visto muchas mujeres emprendedoras, con increíbles liderazgos, pero sucede que ellas no ven ese potencial en sí mismas y -por ejemplo- cuando hablan con inversionistas, se focalizan principalmente en las áreas negativas que podría afectar el negocio; a diferencia de los hombres, que hablan del aspecto positivo y del potencial que podría tener ese capital”.  

A pesar de que los índices de participación de mujeres en Ciencia y Tecnología en Chile siguen siendo bajas, hoy las cifras son mucho más alentadoras que hace unos años atrás y para esto es esencial un cambio cultural que promueva la inclusión. Desde su experiencia, Dorothy contó que “las nuevas generaciones tienen otra perspectiva y ya no son tolerantes con las injusticias que ellas mismas vivieron, sin embargo, no son tan resilientes y cuando ven un poco de fricción no siguen adelante”. 

Por último, Spence fue enfática en señalar que las mujeres en tecnología son claves para lograr esta transformación y para producir un gran impacto en la sociedad y son ellas quienes tienen un rol fundamental porque esta transformación viene -justamente- desde la diversidad.

 

Revisa aquí el webinar completo My Journey as a Woman in the world of Technology

 

Volver arriba